La inflación dio un leve respiro en agosto

0 183

Con el provisorio congelamiento de la tarifa de gas a favor, la inflación de la ciudad en agosto -según la medición de la Dirección General de Estadística y Censos del gobierno porteño- fue de -0,8 por ciento. Si bien el contraste con el registro de julio (2,2 por ciento) es significativo, el descenso se atribuye exclusivamente a que las tarifas de gas volvieron a sus valores de marzo por decisión de la Corte Suprema. De no haber sido así, el Índice de Precios al Consumidor de agosto habría sido de 0,9 por ciento.
Con el registro anunciado este lunes, el acumulado anual de la ciudad alcanzó el 31 por ciento, en tanto que el interanual fue de 43,5. En julio, los mismos índices habían registrado 32 y 47,2 por ciento, respectivamente.

El impacto de la anulación de los aumentos de la tarifa de gas contribuyó a que los precios de los Bienes y Servicios Regulados bajaran a -10,1 por ciento en relación con julio. También los precios de los rubros Estacionales registraron una baja en comparación con el mes de julio (-3,5 por ciento).

Pero, el Resto del Ipcba (inflación núcleo), que comprende a bienes cuyos precios no varían según la estación del año, registró una suba de 1,6 por ciento. Si no se hubiese congelado la tarifa del gas, el Ipcba de agosto habría llegado a +0,9 por ciento.

Congreso

Por otro lado, a nivel nacional la llamada “inflación Congreso”, medida por los equipos técnicos de diputados opositores, registró una suba de 0,5 por ciento en agosto, con lo cual la variación anual positiva del IPC llegaría a 43,5 por ciento. Claro que, igual que en el caso de la medición oficial de la ciudad, “sin considerar la baja en tarifas, el IPC Congreso habría arrojado una suba del orden del 1,6 por ciento”.

El equipo de economistas del Frente Renovador encabezado por Sergio Massa, Marco Lavagna y Graciela Camaño, junto a las diputadas Margarita Stolbizer (Generación para el Encuentro Nacional), Victoria Donda (Libres del Sur) y Alicia Ciciliani (Partido Socialista), entre otros, registró que la inflación anual asciende a 43,5 por ciento, y a 30,8 por ciento calculada de enero a agosto de 2016. Muy lejos -remarcaron- de la pauta de 25 por ciento que se había planteado el gobierno cuando asumió.

En términos mensuales (julio-agosto) se evidenció una fuerte desaceleración (-1,9), y se registró la primera desaceleración en términos interanuales (-2,5), desde octubre de 2015.

Un dato preocupante es que en esta medición, el IPC Core (bienes no sujetos a estacionalidad) registró una suba del 1,9 por ciento, casi cuadruplicando el nivel general. Una vez más, el verdugo del presupuesto familiar fue el rubro Alimentos y Bebidas, cuyos precios subieron casi 2 por ciento.

¿Qué sentiste cuando leíste ésta noticia?
  • Fascinado
  • Feliz
  • Triste
  • Enojado
  • Aburrido
  • Asustado

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...