Banda narco que operaba en Santa Cruz irá a juicio

449

A pedido del fiscal federal subrogante de Río Gallegos, Gonzalo Miranda, el Tribunal Oral Federal de dicha jurisdicción enjuiciará a 13 personas acusadas del delito de tráfico de estupefacientes con fines de comercialización agravado por la intervención de más tres personas en forma organizada. Los imputados son Marco Antonio Reales, Luis Humberto Reales, Marcelo Ariel Reales, Jorge Bruno Castro Rehbein, Lucas Maximiliano Bustamante, los hermanos Juan Carlos e Irma del Carmen Rodríguez Cajal, Juan Alberto Avila, Walter Sebastián Gordillo, Eric Alejandro Daniel Cari, Emiliano Agustín Morales, Nelson Ariel Hernández y Eva Alejandra Penayo Combregada.
Tras una serie de investigaciones previas, en la madrugada del 3 de octubre de 2015, en el kilómetro 2344 de la ruta nacional 3, personal de la División Narcocriminalidad de la Zona Sur de la Policía de Santa Cruz detuvo un Chevrolet Astra conducido por Marcelo Ariel Reales, en momentos que se aprestaba a recibir un cargamento de 50 kilos de marihuana y 525 gramos de cocaína, que era trasladado en un Citroën C4, al mando de Luis Alberto y Marco Antonio Reales.
En virtud de ello, se dispuso una serie de allanamientos en los domicilios de los imputados Reales, Castro Rehbein, Hernández, Bustamante, los hermanos Rodríguez Cajal, Avila, Gordillo y Morales y Penayo Combregada, en los que se encontraron estupefacientes y distintos elementos para su fraccionamiento y comercialización. Por otra parte, el 27 de julio de 2016, Gendarmería Nacional aprehendió a Cari en las inmediaciones del campo de doma de la localidad de 28 de Noviembre: transportaba 11 envoltorios con cocaína.
Penayo Combregada –pareja de Castro Rehbein- y su hermano Damián –actualmente prófugo- enviaban droga en encomiendas, desde la provincia de Misiones.

División territorial

En su requerimiento de elevación a juicio, el fiscal Miranda estableció la división territorial que la banda había efectuado para operar. Así, Marco y Luis Reales comercializaban la droga en Caleta Olivia, Marcelo Reales, Castro Rehbein y Penayo Combreaga operaban en Comandante Luis Piedra Buena, mientras los hermanos Rodríguez Cajal, Hernández y Bustamante lo hacían en Río Gallegos.
Por su parte, Avila distribuía estupefacientes en el paraje Julia Dufour y en Río Turbio, al tiempo que 28 de Noviembre era el campo de acción de Gordillo, Cari y Morales.

Procesamientos

El 30 de octubre de 2015, la juez federal subrogante de Río Gallegos Andrea Askenazi Vera decretó los procesamientos con prisión preventiva de Marco Antonio, Luis Humberto y Marcelo Ariel Reales, Bustamante, Gordillo y los hermanos Irma y Juan Carlos Rodríguez Cajal en orden al delito de comercio de estupefacientes agravado por la participación de tres o más personas en forma organizada. También, se procesó, por el mismo delito en concurso real con tenencia de estupefacientes con fines de comercialización a Castro, Avila, Hernández, Morales y Cari.
La magistrada también procesó con prisión preventiva a Penayo Combregada, como partícipe necesaria del delito de tráfico de estupefacientes en orden a su distribución y comercialización, agravado por la participación de tres personas en forma organizada para cometerlo.
Por otra parte se sobreseyó a Ulises Nahuel Morales en cuanto a la imputación de integrar una organización destinada al tráfico de estupefacientes.
Tras varias idas y vueltas ante la Cámara Federal de Santa Cruz, respecto de la calificación de los delitos imputados, finalmente los trece acusados llegarán a juicio acusados de tráfico de estupefacientes con fines de comercialización agravado por la intervención de más de tres personas en forma organizada, consignó el fiscales.gob.ar.
En conferencia de prensa, el entonces gobernador Daniel Román Peralta calificó al procedimiento como “el mayor cargamento de drogas incautado en la historia de la Policía Provincial”.
La operación se denominó “R-3.5.40”, nombre que enumera las rutas por donde circulaba la droga en el territorio provincial, y fue encabezado por efectivos de la División Narcocriminalidad. Los estupefacientes procedían de la República del Paraguay e ingresaban a nuestro país por la provincia de Misiones, según informó el entonces director general de Investigaciones de Criminalidad Compleja, comisario inspector Juan Carlos Aminahuel.
Parte de la droga también ingresaba a Chile por los pasos fronterizos de la Cuenca Carbonífera.

Fuente: La Opinión Austral.

¿Qué sentiste cuando leíste ésta noticia?
  • Fascinado
  • Feliz
  • Triste
  • Enojado
  • Aburrido
  • Asustado

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...