Ofrecieron $500.000 a quien brindara información sobre la muerte de Jesús López

Trascendió ayer que el Ministerio de Seguridad de la Nación había hecho público un ofrecimiento, por medio del cual se recompensaría con la suma de $500.000 a quien fuera capaz de brindar información que ayudara a esclarecer la muerte de Jesús López, ocurrida el 16 de septiembre del 2007 en la localidad de Puerto Deseado.

En el año 2010, el entonces Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos ya había establecido una recompensa a este fin, consistente en aquel entonces en $100.000 para quienes brindaran información que permitiera establecer la identidad de su o sus asesinos.

Este aumento en el monto responde a la necesidad de contar con información fehaciente respecto al crimen, ya que desde hace una década que no salen a la luz datos relevantes para la causa.

En relación a la misma hubo dos detenidos, -ambos salteños- quienes recuperaron al poco tiempo su libertad. La madre de Jesús, oriunda de San Salvador de Jujuy, se asentó en Puerto Deseado y aún reclama justicia.

Las personas que estén en condiciones de proporcionar datos relevantes a la investigación pueden comunicarse al

Programa Nacional para la Búsqueda de Personas Ordenada por la Justicia, al teléfono (0800)555-5065.

El crimen

Jesús era un boxeador de 23 años, oriundo de Jujuy, quién desapareció el 16 de septiembre del año 2007 cuando fue a bailar a un local nocturno deseadense, donde según determinaron los investigadores protagonizó una pelea.

Luego de 17 días de intensa búsqueda -y gracias al olfato de una perra entrenada para la detección de narcóticos- finalmente apareció el cuerpo sin vida del joven, que luego de ser asesinado fue arrojado a una laguna lindante a la Prefectura de Puerto Deseado.

Los últimos que lo vieron con vida aseguraron que la noche de su desaparición López había sido salvajemente golpeado por una patota.

Hinchado, completamente vestido -y con severos signos de putrefacción- fue encontrado -a las 07:35 del 4 de octubre- el cuerpo de Jesús, quien luego fue reconocido en la morgue judicial por su madre y un hermano.

Su rostro presentaba cortes profundos y si bien no se pudo conocer fehacientemente si sus agresores le colocaron peso alrededor del cuerpo antes de arrojarlo a la laguna, receptora de desechos hogareños.

La laguna, que tiene 80 metros de ancho por 200 de largo, había sido rastrillada con anterioridad por buzos tácticos, aunque no en las profundidades en las que se encontraba el cuerpo, ya que ramas y otros elementos dificultaron la tarea.

Fuente: Lucas Sánchez Sciaini y TiempoSur

¿Qué sentiste cuando leíste ésta noticia?
  • Fascinado
  • Feliz
  • Triste
  • Enojado
  • Aburrido
  • Asustado

Comentarios

Comentario

También podría gustarte Más del autor