Confirman que el adolescente desaparecido en Caleta estuvo en un cámping de Dolavon

703

Carlos Aguirre, el chico de 17 años que es intensamente buscado desde que el 23 de febrero no retornó a su casa en Caleta Olivia, fue visto el viernes 10 de marzo en el noreste de Chubut por un policía y por el cuidador de un cámping de Dolavon. Dijo apellidarse Rodríguez, tener 20 años y que tenía la intención de llegar “a dedo” hasta la provincia de Salta.

El paso de Carlos Aguirre por Dolavon se desprende del informe de un departamento especial de búsqueda de personas que tiene la Policía de Chubut con sede en Trelew, el cual fue remitido el martes al equipo de investigación que creó para este operativo específico la Unidad Regional Zona Norte de la Policía de Santa Cruz, el cual está a cargo de la subcomisario Elizabeth Calderón.

Si bien los oficiales de esta ciudad estuvieron permanentemente informados de la posible ubicación de menor de edad, aguardaban tener precisiones para suministrarlas al periodismo y de esa manera confirmar las versiones que habían comenzado a circular a principios de esta misma semana.

Ayer la subcomisario Calderón, que se encontraba con otros dos integrantes del grupo de búsqueda, el subcomisario José Cardozo y la oficial ayudante Daiana Perea, contó a El Patagónico algunos pormenores de la detección del menor de edad.

Al respecto se supo que un suboficial de la policía chubutense que viajaba en su auto acompañado por su familia desde Trelew a Dolavon, levantó a un muchacho que le hacía señas en la ruta. El mismo tenía puesta una bermuda verde, un rompeviento gris con capucha y también llevaba una mochila. Cuando el policía le preguntó cómo se llamaba, el chico le dijo que era Carlos Rodríguez, que tenía 20 años, que provenía de Ushuaia y quería llegar hasta Salta para conocer a sus familiares.

El policía, de apellido Quintana, le informó que por esa ruta no estaba su destino, pero el muchacho le respondió que igual quería conocer la zona y primero iría a Dolavon. También le confió que no comía nada desde hace varios días ya que no tenía nada de dinero, por lo cual le invitaron algunos sándwich que llevaba la familia.

Luego, Quintana le dijo que él era policía y le prometió que más tarde le llevaría comida al camping, por lo que el muchacho le agradeció y le dijo que permanecería allí con una carpa de color azul, pero cuando el policía retornó con más alimentos, ya se había ido.

Bajo sospecha
Ante esa circunstancia, por intuición profesional, Quintana se quedó con la sospecha de que el tal Rodríguez ocultaba algo y por ello, cuando retornó a su dependencia de trabajo -en la localidad de 28 de Julio-, contó el caso a sus superiores. Estos revisaron inmediatamente un archivo de personas buscadas y detectaron que un chico con esas características había desparecido en Caleta Olivia.

Fue así que se fueron estableciendo contactos interfuerzas y el equipo de oficiales de Caleta Olivia remitió fotografías de Carlos Aguirre a sus pares de Chubut. Quintana lo reconoció inmediatamente y también lo hizo más tarde el cuidador del camping, quien además relató que en realidad ese muchacho no había alcanzado a acampar en ese lugar sino que anduvo dando unas vueltas y se fue, por lo cual se cree que sospechó que de un momento a otro vendrían a buscarlo.

En consecuencia ahora la búsqueda está focalizada no solo a localidades de la zona noroeste de Chubut sino también a la región cordillerana de esa provincia. No se descarta que incluso el menor de edad se haya dirigido hacia la rionegrina de El Bolsón o bien haya continuado viaje a dedo por la Ruta 3 hacia el norte en procura de llegar a Salta. También se procura establecer si el alejamiento de su casa haya estado motivado por desavenencias familiares y no por una pelea con su novia como se dijo en un primer momento.

Fuente: El Patagónico

¿Qué sentiste cuando leíste ésta noticia?
  • Fascinado
  • Feliz
  • Triste
  • Enojado
  • Aburrido
  • Asustado

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...